Azulcremas vencen 2-0 a Rojinegros

El América recobra el amor propio con Carlos Reinoso, para lograr su primer triunfo del torneo a costa del Atlas, aún superlíder

GUADALAJARA.- La estampa fue la misma. Carlos Reinoso festejó el gol de Ángel Reyna (84′) como si él lo hubiera hecho. En parte así fue.

El Maestro devolvió al América ese amor propio que había extraviado. Las Águilas aún están lejos de su mejor versión futbolística, pero han recuperado el alma gracias a su máximo símbolo.

Eso explicó la efusiva celebración del chileno, idéntica a la que patentó hace casi cuatro décadas. Manos arriba, sonrisa perfecta y pequeños pasos, veloces. Reinoso desahogó toda la presión que había acumulado en unos cuantos días.

La anotación resultó fiel reflejo a lo sucedido en la maltratada cancha del Jalisco. El 2-0 pudo parecer cruel para el Atlas; sin embargo, demostró por qué está a punto de cumplir 60 años sin ser campeón.

El fracaso y la calamidad son parte de su ADN. Los Rojinegros eran favoritos para llevarse la victoria. Los miles de fieles que acudieron a alentarlos salieron del inmueble con una nueva decepción.

Los azulcrema no necesitaron demasiado para arrebatarles el invicto y volverlos a su realidad. Orden, eficacia y una pizca de suerte fueron suficientes.

Ese ingrediente que nunca está del lado atlista. Hébert Alférez tuvo el empate transitorio. Guillermo Ochoa ya se había equivocado. El atacante de los tapatíos se entercó en superarlo y lo consiguió con creces. Su inverosímil falla dejó boquiabiertos hasta a los aficionados americanistas, quienes ya lamentaban el gol.

Eternas diferencias entre los clubes grandes y aquellos para los que serlo es una simple utopía. La mala fortuna del delantero local contrastó con la sangre fría de Matías Vuoso.  El Toro planeó meter el balón entre las piernas de Wilman Conde. Lo hizo con precisión de billarista (70′).

El segundo gol significó el colofón a la fiesta de los visitantes, con Reinoso como protagonista, aunque la estela de Francisco Panchito Hernández (fallecido el pasado lunes) también estuvo presente.

Las Águilas salieron al campo con una manta dedicada al ex directivo, en la que se leía: “Tu recuerdo nos engrandece”.

Vuelta al glorioso pasado azulcrema. Eso sí, sin hacer a un lado la tecnología.  El Maestro festejó como en los 70, pero mostró estar a la vanguardia. La tabla con fichas ya es arcaica. Explicó los movimientos que quería en su iPad, aunque el más importante lo realizó desde el miércoles, cuando devolvió el corazón a su amado América.

fuente : http://www.vefutbol.com.mx/2011/01/30/notas/azulcremas_vencen_2_0_a_rojinegros-34103.html

Esta entrada fue publicada en Futbol. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s